domingo, 12 de mayo de 2013

Colaboración de Lídia Llop en el post de Emma Gómez para #nqspls

Quién mejor para hablarnos de Experiencia y Talento que la gran Lídia Llop. Su extracto en Linkedin describe muy bien a esta barcelonesa, Psicóloga, Formadora y Técnica en Recursos Humanos. Lídia se describe así:
"El Coctel de mi vida presente
Ingredientes: una pizca de recursos, una cucharada de humano, un vasito de creatividad y redes sociales (a ser posible de diferentes especies)
Añada los recursos, lo humano y la creatividad en la coctelera informatizada. Mézclelo todo bien, sin miedo, y añada con gracia un buen chorro de redes sociales.
Sírvase frío o caliente, pues se adapta al gusto del paladar, y no se olvide de endulzarlo con una guinda. ¿Qué tal el resultado?
Mi resultado: Pasión por los RRHH y las redes sociales. Con perspectivas de mejorar el futuro (el mío y el de los demás) aunque sea con un granito de arena
."
Cuando conoces a Lídia personalmente es mucho más que eso. Es una persona muy positiva, trabajadora, sociable, creativa, apasionada por su trabajo. Siempre está pensando en como ayudar a los demás, en como mejorar el actual panorama laboral.

Podéis contactar con Lídia en       Linkedin      Google +      Twitter 
Y aprender mucho leyendo su blog de Recursos Humanos           Blog Superando los RRHH

Lídia ha usado toda esa chispa, energía y ganas de mejorar el futuro de tod@s para crear la iniciativa Parejas Orientadoras. 
Parejas Orientadoras es un subgrupo del grupo Herramientas en Búsqueda Activa de Empleo de Linkedin. Nació con la intención de crear parejas de personas, una en activo y otra en búsqueda activa de empleo, para que la primera ayudará a la segunda en su ruta para encontrar empleo. Además en el grupo se comparten recursos, consejos, sentimientos, etc.
Dispone de una página web y su propia cuenta en twitter
(Si estás trabajando y quieres colaborar, contacta con Parejas Orientadoras, hay muchas personas desempleadas esperando su media naranja)

La reflexión y propuesta de Lídia es No busquemos experiencia, busquemos talento, y aquí, hay mucho” 
Segunda parte (...)

En las ofertas laborales se suele solicitar profesionales de X años de experiencia en un sector u otro. Esto sucede porque se considera que experiencia y aprendizaje siguen una correlación más o menos exacta, pero no siempre es así.
Es cierto que se aprende mejor de la propia experiencia, pero muchas de las acciones realizadas no son por propia voluntad, sino por designio de otra persona, en el ámbito laboral, suele ser por un responsable superior o por política empresarial. Y aquí es donde me surgen todas las dudas.
¿Es cierto que cuanto más tiempo transcurra, más aprendizaje conseguiremos? Yo creo que no. Incluso en muchas ocasiones, caemos sobre la misma piedra una y otra vez, seguimos las normas establecidas por la organización, por nuestro responsable, cuando si aplicáramos nuestro conocimiento y sentido común, posiblemente nosotros lo haríamos de una forma totalmente diferente.

Sabemos a ciencia cierta que lo que sirve en la empresa “Pepito” no sirve en la empresa “Rosita”. Entonces ¿por qué se valora tanto la experiencia con antigüedad cuando a lo mejor, para iniciar de nuevo, tendremos que desaprender para continuar aprendiendo?

Más que buscar experiencia, hay que buscar talento y cada uno de nosotros tenemos nuestro propio talento, nuestras competencias que es tan simple como ofrecer la conjunción de: Saber (conocimiento), Poder (habilidad) y Querer (actitud).
Sé, puedo y quiero hacerlo” eso es una competencia.

Y una última pregunta que lanzo ¿Por qué se solicita la experiencia si, por otro lado, en la propia empresa, a los trabajadores no se les evalúa por su experiencia en ella, sino por su talento, por sus competencias?